Pascua de hermana Aurora Acosta

En este día ha fallecido nuestra hermana Aurora, en la comunidad de Aytona, cali. 

Recibimos algunas voces de nuestras hermanas de Perú y Bolivia, donde pasó gran parte de su vida misionera:

HNA. AURORA ACOSTA URREGO

Hoy, que con tristeza hemos recibido la noticia de su fallecimiento, he recordado a nuestra querida hermana Aurora como una mujer con gran capacidad para las relaciones sociales. En cualquier reunión fuese de pastoral, de fraternidad, de misión tenía la habilidad de alegrarnos y hacernos pasar un rato agradable con sus cuentos e historias. Siempre ocurrente pero discreta, muy comprometida con la catequesis familiar…

También sensible al sufrimiento y a las necesidades del otro, fue una gran enfermera, excelente profesional. La “Doctorita” como le decían en Oruro (Bolivia). Tenía siempre el remedio oportuno para las personas que llegaban a la posta médica; con un arte especial para curar y aliviar con los pocos medicamentos que contaba a las personas que tocaban su puerta. Cómo olvidar las pomadas de hierbas medicinales o sus mates de paico y con cáscara de toronja… que sanaban a todo el mundo.

Agradecemos los años que como Carmelita Misionera, Aurora regaló en Bolivia y después en Perú. Estamos seguras que muchas personas sentirán su partida y la recordarán con cariño como nosotras sus hermanas.

                                               Hna. María del Carmen Velasco González

 


Mi experiencia de vida con Aurora Acosta  fue un tiempo de gracia en la comunidad “Santa Teresa de Jesús en  Oruro- Bolivia, desde el año 2001 hasta el 2004 en que salió para Perú.

 Aurora hacía un servicio como enfermera desde el botiquín de la Parroquia y la llamaban “Doctorita Aurora”, se desempeñó también como coordinadora de la catequesis familiar de la Diócesis de Oruro, muy querida y apreciada por  los catequistas, laicos, religiosos y sacerdotes.

Qué mujer generosa y servicial, se gozaba con el bien de los otros, sencilla y descomplicada, se preocupó siempre por las necesidades de los demás, pronta en salir al cuidado de los más necesitados, las personas decían que era una doctora muy milagrosa porque todo remedio en sus manos era  eficiente. Las personas se fiaban de ella increíblemente.

Una mujer alegre con un buen sentido del humor, se gozaba con las pequeñas cosas de la vida. En la comunidad, como animadora, nos mantenía siempre alegres con pequeños detalles sobre todo con sus chistes y  dinamismo. Mujer de mucha fe, siempre dispuesta a formarse para servir mejor y con calidad.

Cuando ella dejó Oruro la gente la extrañaba mucho y tenía la esperanza de que ella volviera, solían venir a buscarla  por problemas de salud y querían ser escuchadas. Después de años que salimos de Oruro la gente aún la sigue recordando y extrañándola y la recuerdan como la hermana Santita.

Ahora hermana Aurora te llevaremos en el corazón siempre. Nos hiciste muy felices, ahora ya estarás alegrando con tus  chistes  en el cielo.

Hna. Groty Rengifo Tuanama


AURORA

El Señor te llevo a las alturas de Oruro-Bolivia donde tu corazón se ensanchó y derramó  vida, alegría y servicio generoso; entregando lo mejor de ti en la atención a los pobres y enfermos que siempre acudían a ti, Carmelita Misionera que dejaste huella en la vida de muchas personas que buscaban a la “doctorita” que siempre acertaba en el tratamiento con sus pomadas que ella misma preparaba en casa, yendo a comprar al mercado y consiguiendo las yerbas para cada remedio.

Incansable, ágil y arriesgada ibas “donde la Gloria de Dios te llamaba” sin importar el intenso sol, o las noches heladas, subiendo cerros, yendo y viniendo…te dejaste evangelizar por los pobres; la cercanía a su realidad te hizo comprensiva y tu corazón dio un vuelco…

La Catequesis Familiar fue el despliegue de tu ser catequista, con tu buen humor y acompañamiento a las familias hiciste que el Evangelio sea la fortaleza de su fe y compromiso cristiano.

Gracias Aurora por tu testimonio de Carmelita Misionera transformada por el “Amor a Dios y al Prójimo”

            Hna. Ana Jesús Coronel Ramos